Fidelidad

Lectura: 2 Reyes 2:4

Y Elías se volvió a decir: Eliseo quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó, y el dijo: Vive Jehová y Vive tu alma, que no te dejare!
Dentro de este relato hay una frase muy potente: “QUE NO TE DEJARE” además se trata de una declaración que se repite dentro del desarrollo del pasaje…
Esto implica actitud y decisión, conceptos que en nuestra comunidad son dejados de lado a la hora de actuar en ciertas circunstancias. La decisión que se ha determinado de no abandonar o renunciar a alguien o a algo. Es como decir digas lo que digas no cambiaré de opinión. “Tú me dices que te dejé solo”, pero yo quiero acompañarte en tu batalla, no te abandonaré cuando más me necesitas.
Cuántas veces le hemos dicho al Señor, “no te dejaré” y cuántas veces le hemos fallado y hemos sido desleales. Porque ante la primera situación queremos desertar al cristianismo y todo lo que . Porque ante la presión es más fácil salir corriendo atemorizados. Analizaba yo que existen personas que dejan a Dios ante la más mínima prueba. Cuando las cosas no resultan como ellos esperaban, abandonan. Cuando no pueden comprender que una decisión no haya salido a favor suyo, dejan todo. Cuando Dios no le contesta la petición o respuesta que ellos quieren, se enojan como niños malcriados y montan pataleta.
Existe también otro “no te dejaré”, pero este es diferente. “No te dejaré si no me bendices”, fue la frase que de alguna manera hizo que se le otorgará una bendición a Jacob de parte del ángel de Jehová”. No te dejaré implica entrega, voluntad, sacrificio, disposición. Quiere decir que lucharas hasta alcanzar aquello que tanto deseas en tu corazón.
Cuántos en el camino te han dicho que nunca te dejarán y con el pasar del tiempo te han fallado. Pero si meditas el único que siempre ha permanecido fiel a ti ha sido el Señor. Él ha sido el guardián en medio de tu oscuridad y tu sostén cuando has enfrentado la prueba. Dios ha sido tu escudo y también tu escondedero. “No te dejaré”, envuelve fidelidad, certeza, convicción y confianza. Prometes estar con esa persona contra viento y marea, más allá de toda circunstancia.
Muchas veces somos fieles a nuestros padres, hijos, amigos, esposos, esposas, trabajos, asociaciones, ideales, etc., pero la pregunta es: ¿Estamos siéndole fiel a Dios? Nosotros contamos con él para cualquier cosa cuando tenemos problemas y dificultades, pero, ¿él puede contar con nosotros de igual forma? ¿Dios puede decir de nosotros que no le dejaremos, que no le abandonaremos cuando más nos necesita trabajando en su obra?
Esto lo dejo en tu conciencia para tu reflexión personal.
Roguemos a nuestro Dios que nos de la fidelidad necesaria para con él, el dice en su palabra que el que tiene falta o necesidad de algo solo pida en oración y ruego…. Quiero estar un día ante el trono del Señor y que me diga: “Ven hijo(a), por cuánto tú no me abandonaste aún en medio de las tentaciones y momentos difíciles que vinieron a tu vida, yo tampoco te abandone. Entra en el gozo de tu Señor”.

Rodrigo Nuñez

Anuncios

~ por iclamchile en 17 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: