Una Palabra de los Sabios

untitledSantiago 3:1-12

Santiago, una “columna” en la iglesia primitva (Gál. 2:9), reconocía el gran poder destructivo de una lengua descontrolada. Él no era el único que pensaba así. Hombres y mujeres en muchas culturas nos han advertido acerca de la necesidad de guardar nuestro hablar. Estos pequeños versos de autores desconocidos lo dicen bien:

“La lengua deshuesada, tan pequeña y débil, puede aplastar y matar”, declaraban los griegos.
El proverbio persa sabiamente rezaba: “Una lengua larga, una muerte prematura”. Algunas veces toma más bien esta forma: “No dejes que tu lengua te corte la cabeza”.
Mientras, los sabios árabes imparten esto: “El gran almacén de la lengua es el corazón”.
Del ingenio hebreo salta esta máxima: “Aunque los pies resbalen, no dejes que la lengua lo haga”. Un versículo de las Escrituras corona todo esto: “El que guarda su lengua guarda su alma”.

¿No es perfectamente lógico que Santiago comparara la lengua con un pequeño fuego que pone un gran bosque en llamas, o con un timón muy pequeño que entrega un poderoso barco a la tormenta? (Santiago 3:4-6)

Oh, Señor, ayúdanos a aprender una lección de los sabios. Ayúdanos a contener nuestra lengua y a no dejarla resbalar. __ HR

Reflexión: Sabia es la persona que sabe qué decir y cuándo decirlo.

Anuncios

~ por iclamchile en 11 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: