Ama a Dios y haz lo que quieras

P4270156Lo primero que se me viene a la mente cuando escucho o leo la palabra sabiduría es, inteligencia, o experiencia e incluso vejez (sin ofender a los presentes jejeje).

Sabemos que por lo general las personas de más edad, ya  adultas, tienen una ventaja por sobre los adolescentes y nosotros los jóvenes. Esa ventaja es precisamente los años de vida que ellos tienen respecto a nosotros. Años llenos de diferentes vivencias, alegrías, frustraciones, tensiones, de mucha adrenalina, haber estado entre la espada y la pared, sucesos que otorgan finalmente en la persona el título de sabio.

Ahora bien, si buscaras en un diccionario la definición de sabiduría lo más probable es que encuentres algo como “prudencia”, “cuidado en el comportamiento al conducirse en la vida”, “comportamiento prudente en la vida”, “discernir entre lo bueno y lo malo”, etc.

Pero la pregunta es, ¿Qué es lo prudente? o ¿Qué es bueno y malo?

Claramente, lo prudente, lo bueno o lo malo para un cristiano no es lo mismo que para un no cristiano.

Como hijos de Dios tenemos una gran y única fuente de conocimiento de El, que es la Biblia. En la cual, por medio de la lectura y el estudio nos enteramos de sus mandamientos y estatutos. Como por ejemplo; No tendrás Dioses ajenos, Honra a tu padre y a tu madre, No cometerás adulterio, entre otros (Éxodo 20).

Pero, ¿Qué sucede cuando nos enfrentamos en la vida a circunstancias y desiciones en que no hay una orden directa?, ¿Qué haces cuando no hay una orden específica en la Biblia que determine tu desición?

Cuando no hay una orden, Dios nos da la libertad de escoger. Libertad que va juntamente con una RESPONSABILIDAD.

Jesús ordenó a sus siervos a que fueran sabios: << Sean astutos como serpientes>> (Mateo 10:16). Los apóstoles demostraron sabiduría al tomar desiciones: <<Pensamos que era mejor>> (1 Tesalonicenses 3:1). Los apóstoles mandaron a los creyentes a usar la sabiduría al tomar desiciones <<Compórtense sabiamente>> (Colosenses 4:5).

La orientación de Dios según el camino de la sabiduría puede resumirse en cuatro frases:

– Cuando Dios ordena algo debemos obedecer.

– Cuando no hay una orden. Dios nos da la libertad (y la responsabilidad) de escoger.

– Cuando no hay una orden Dios nos da sabiduría para elegir.

– Cuando hemos escogido lo que es moral y sabio, debemos confiar en que el soberano Dios hará que todos los detalles obren para bien.

El cristiano sincero y comprometido a glorificar a Dios por medio de las desiciones sabias, necesita dar respuesta a otra interrogante: ¿Cómo obtenemos la sabiduría requerida para tales desiciones? La respuesta bíblica para esa interrogante tiene varias partes; pero la verdad principal es que la sabiduría la obtienen de Dios los que la buscan.

A los que me aman les correspondo;

A los que me buscan me doy a conocer (Proverbios 8:17)

La actitud de un cristiano debe reflejar, antes que nada, su conciencia de que ningún hombre (incluso él) es sabio por naturaleza (Proverbios 3:7). Y que solo puede adquirir sabiduría proveniente de Dios (Proverbios 2:6).

 

Así que, Dios garantiza sabiduría a quienes manifiestan ciertas características espirituales:

Reverencia a Dios à “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia”. Proverbios 9:10.

Humildad à “Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Más con los humildes está la sabiduría”. Proverbios 11:2.

Disposición por aprender à “El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará”. Proverbios 15:31.

Diligenciaà”Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan”. Proverbios 8:17.

Rectitud à “El provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente”. Proverbios 2:7.

En lo personal una de las características que más me cuesta es la humildad. Creo que en muchas ocasiones caigo en la soberbia, jactándome de mis “increíbles” y “sabias” desiciones, pero finalmente me doy cuenta que si desde mi corazón y mi mente no reconozco que es Dios la única fuente de sabiduría para mi vida, seguiré tomando malas y tristes desiciones.

Que el Señor les bendiga y los llene de sabiduría.

 

Atentamente, un necio.

 

Estebán Zambrano Leiva

Anuncios

~ por iclamchile en 9 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: