Día 40: ¡La Gran fiesta de la Gracia!

logo-final-crece“Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” (Isaías 53:11)

 

Esta porción de la profecía de Isaías siempre ha cautivado mi corazón. Me bendice enormemente el pensar que el Señor Jesús ve desde los cielos el resultado de Su aflicción en ti y en mí, y se siente satisfecho al saber que lo que padeció no fue en vano ¿No es eso maravilloso?

Inevitablemente vuelvo en mi mente a esta porción de la Escritura cada vez que en medio de los cultos de bautismo damos espacio para que la gente cuente cómo Jesús cambió sus vidas. Esos rostros, esas lágrimas, esas realidades transformadas, todo eso no es otra cosa sino el fruto de las aflicciones del Mesías Jesús.

Cuando estamos finalizando esta maratón espiritual de 40 días, en donde muchos de ustedes experimentaron importantes logros en su andar con Dios, es importante recordar que todo tiene que ver con la gracia de Dios. Todo ha sido, es y será obra de la gracia de Dios.

Nada en nosotros, desde nuestro nuevo nacimiento hasta la llenura del Espíritu Santo en nuestras vidas, nada hubiera sido posible a no ser por esas manos clavadas, esa frente oprimida, ese costado traspasado, ese cuerpo sepultado y ese sepulcro vacío.

La Iglesia de Cristo es la expresión viva y concreta de la gracia de Dios.

¿Quién hubiera podido cambiar tantos corazones endurecidos y lastimados, sino el poder de Su gracia? ¿Quién hubiera podido juntar a personas tan diferentes la una de la otra, con pensamientos, formaciones y preferencias tan distintas las unas de las otras, sino el poder de Su gracia?

Nos movemos por Su gracia, y cada logro que alcancemos (y Dios permita que sean muchos logros!) será en Su gracia.

Martín Lutero afirmó: “La teología de la cruz es la teología de la luz”. No hay luz más brillante y majestuosa que la de la cruz, y no hay éxito más rutilante que el obtenido sobre esa cruz. Hasta la consumación de los tiempos nada podrá jamás opacar la gloria de la cruz de Cristo.

“…y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.” (Ap. 5:8-13)

 

Todo tiene que ver con Jesús. Equipo CRECE: gracias por servir a Jesús en cada detalle de la Campaña. Y a toda ICLAM: gracias por abrazar este desafío y ver el crecimiento como nuestra meta. Jesús ha visto esto y quedó satisfecho.

 

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 1 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: