Día 39: Esperar trabajando y trabajar Esperando

logo-final-creceLa intervención del cielo cae para bendecir a los siervos diligentes, aquellos que hacen la voluntad de Dios con fidelidad y en dependencia de Su guía. Eso es esperar trabajando y trabajar esperando.

Rut y Noemí fueron ejemplo de esto. Ellas encomendaron a Dios el curso de sus vidas, atribuyendo a Su mano todo cuanto les acontecía. Pero a la vez trabajaron con esfuerzo para cumplir con Su voluntad.

Un error común entre nosotros los cristianos es ponernos a trabajar sin esperar la intervención sobrenatural de Dios. Esto es igual a vivir de manera independiente, como si el Señor ya no quisiera ser protagonista de nuestro diario vivir. Un estilo de vida así, difícilmente va a dar importancia a la oración y a la lectura de la Biblia. Sus propios esfuerzos le parecerán suficientes.

Esta es la razón por la que mucha obra de Dios carece del poder de Dios y es hecha en nuestras propias fuerzas. Simplemente no esperamos nada de Dios. Esto no es lo que la Biblia enseña. Si la Escritura nos insta a orar es porque Dios obrará en respuesta a nuestra plegaria ¿no es eso asombroso? Eso es trabajar esperando.

¿Qué esperas tú de Dios? Dios quiere intervenir en tu vida ¿estás esperando algo de Él?

 

Pero el otro error común en nosotros es quedarnos en una espera pasiva, mirando tanto al cielo que dejamos nuestra responsabilidad en la tierra, y mirando tanto al futuro que olvidamos nuestra responsabilidad en el presente. Esta clase de cristianos de alguna forma piensa que no es necesario el esfuerzo, que “cuando Dios quiere dar, a la casa viene a dejar”. Es una fe cómoda y que al final tiende a culpar a Dios de todo lo que me sucede: lo bueno y también lo malo.

Hay cosas que Dios no va a hacer por ti. Dios abrirá puertas delante de nosotros para que aprovechemos las oportunidades, y será nuestra responsabilidad cruzar esas puertas tomando las oportunidades que Él ha dispuesto (lee Colosenses 2:28-29 y 1ª Tesalonicenses 3:1-12).

Por ejemplo, si el Señor te habla en la predicación del domingo, Él va a esperar que hagas algo al respecto y eso va a ser tu responsabilidad, no la de Él. Dios no va a apagar el televisor por ti, tampoco va a cambiar de canal por ti. Dios no va a levantarse temprano por ti para orar y buscar Su rostro. Dios no va a poner un parche sobre tu boca al momento de hablar lo que no debes, ni va a borrar de tu chat los contactos que te apartan de Él. Dios no te va mantener en tu trabajo si eres irresponsable o flojo. Ya entendiste el punto ¿verdad? Dios intervendrá bendiciendo tus decisiones y tu esfuerzo, eso es esperar trabajando.

Así que te animo a asociarte con Dios, a buscar Su rostro en total dependencia de Él, pero también a esforzarte por aprovechar las oportunidades que abre para ti y a vivir diligentemente en Su voluntad.

Esperar trabajando y trabajar esperando.

 

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 1 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: