Día 38: La vida del Espíritu

logo-final-creceEn el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.” (Juan 7:37-39)

El deseo de Dios es que Su Espíritu Santo no sólo more en ti, sino que fluya en ti como el Espíritu vivo que es. La vida cristiana es en realidad la vida del Espíritu Santo en nosotros, que es lo mismo que decir que Jesús vive en nosotros.

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”

(Gálatas 2:20)

 

Nada en la vida cristiana es posible sin la ayuda del Espíritu, por lo menos nada que glorifique y agrade a Dios. Lo que no es hecho en el Espíritu (en dependencia de Él y bajo la guía de Él), es hecho en la carne y nada de la carne glorifica a Dios.

Cada creyente tiene al Espíritu, pero el Espíritu no tiene a cada creyente. Estoy hablando de dejarse controlar por el Espíritu Santo, de ser lleno de Su presencia. Así que una cosa es que el Espíritu viva en ti y otra cosa es que Su presencia llene tu vida.

De las tres Personas de la Trinidad, quien está ahora con nosotros es el Espíritu Santo, por eso es tan importante conocerlo y aprender a depender de Él.

El Espíritu Santo es una Persona, tiene voluntad propia, tiene carácter, emociones, puede sentir, decidir, hablar y actuar. Él quiere hablarte, enseñarte, guiar tu vida y quiere actuar a través de ti. Para eso debes buscar permanentemente Su llenura.

“No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno.

Al contrario, sean llenos del Espíritu.” (Efesios 5:18 NVI)

 

¿Cómo ser lleno del Espíritu Santo?

< Deseando Su llenura. Si sabes que ése es el deseo de Dios, entonces debes anhelarlo con todo tu corazón. Recuerda que no hay otra vida que agrade a Dios.

< Dejando el pecado. El pecado entristece al Espíritu. Debes confesar toda forma de maldad en ti, en eso el mismo Espíritu te puede ayudar mostrándote qué cosas en ti lo entristecen.

< Sometiéndote a Su control. El Espíritu no compartirá el control de tu vida. Si lo tomas tú, Él se hará a un lado. Debes someter todo a Su control.

< Viviendo en constante oración y lectura bíblica. Oramos y leemos la Palabra para conocer más a esta bendita Persona. Pasa tiempo en oración, aunque eso signifique dejar de hacer otras cosas. Pídele que te llene y no tengas temor de lo que pueda suceder. Si estás en la presencia de Dios nada malo te va a pasar.

Si quieres agradar a Dios, la llenura de Su Espíritu no es una opción para ti. Lo más bello de esto es que el Espíritu mismo desea llenarte hoy.


CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 1 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: