Día 34: ¿Quieres ser un extranjero?

logo-final-creceSi queremos cumplir el propósito de evangelizar tendremos que estar dispuestos a cruzar fronteras. La misión siempre implica cruzar alguna frontera, ya sea una calle, una aduana o un océano. La obra de evangelización siempre nos pide el costo de ser una especie de extranjero. Jesús estuvo dispuesto a serlo, cruzando el cielo para llegar a nosotros.

Mira conmigo un momento los desafíos que nos presenta el mundo en el que vivimos.

Se dice que en el mundo vive un poco más que seis mil millones de personas. De ellas, mil millones se declaran musulmanes, casi el veinte por ciento de la población mundial. Actualmente, esta religión domina cerca de cuarenta y siete países y tiene una presencia minoritaria en otros setenta y cinco.

Los latinos somos personas especialmente aptas para ir hasta ellos y comunicarles el amor de Dios, producto de nuestra fisonomía, idiosincrasia y valores.

Otro desafío son los hinduistas. Actualmente hay más de  886 millones de hindúes en todo el mundo. De ellos, unos 536 millones nunca han tenido contacto con el mensaje liberador de Cristo. Se estima que por cada millón de hindúes, sólo hay 5 misioneros trabajando entre ellos.

Nuestro tercer desafío es el mundo budista. Existen más de  340 millones de budistas en todo el mundo, con unos 225 millones que viven lejos de tener algún contacto con el evangelio. Muy pocos misioneros trabajan entre ellos.

Estos tres grupos son los tres bloques religiosos más grandes del mundo, aparte del cristianismo. Y esos millones de personas nunca han oído del evangelio, miran al cristianismo como una religión liberal e inconsecuente, debido a todo lo que miran por el cine y la televisión.

Lo más impactante de todo, es que de todos los misioneros en el mundo, sólo el 2% trabaja entre los menos alcanzados. El 98% realiza su ministerio entre los cristianos o los que ya han escuchado de Cristo.

La evangelización de estos pueblos se hace cada vez más accesible a través de los medios de comunicación (radio, televisión, internet, etc.), pero se requiere de hombres y mujeres que lleven adelante estos proyectos.

Por otro lado, la verdad y el poder del evangelio se ve en toda su hermosura cuando hay personas de carne y hueso que deciden vivir entre los no alcanzados, levantando sanatorios, escuelas, acogiendo a sus adolescentes, a sus huérfanos y mostrándoles con el ejemplo la luz de Cristo.

Hace muchos pensé seriamente ser un misionero en alguno de estos países. En un punto de mi vida tuve la convicción de que el Señor me dirigía a servir dentro de una iglesia local, preparándola para ser una iglesia que envíe y sostenga misioneros al mundo.

¿Podrías imaginarte invirtiendo parte de tu vida y tus capacidades entre los menos alcanzados? ¿Serás tú uno de los primeros frutos de ICLAM hacia el mundo? Dios haga de nosotros una iglesia extranjera!

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 26 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: