Día 23: Todos los siervos bailan

logo-final-creceEl libro de Rut también tiene lecciones hermosas sobre el servicio. Si hay algo que me asombra de esa historia es ver que todos, absolutamente todos, tienen una total disposición a servir.

No importa la condición social, económica o cultural, todos se muestran dispuestos a satisfacer las necesidades de otros. Sirve Noemí, la suegra; sirve Rut, la nuera; sirve Booz, el pariente cercano. Para ellos el servicio no es la obligación de unos pocos, sino el privilegio de todos. El servicio en el libro de Rut es un estilo de vida, el más alto estilo de vida.

El Nuevo Testamento tiene un mensaje idéntico. El Espíritu Santo, a través del apóstol Pablo, ha pintado un cuadro bellísimo de la importancia del servicio cuando ilustró la vida en la iglesia como el funcionamiento del cuerpo humano, allí nació el concepto de “Cuerpo de Cristo”.

Lee atentamente:

“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.” (Romanos 12: 4-5)


“Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?

Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?

Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios.”

(1ª Corintios 12:17-22)

Aquí hay enseñanzas fundamentales para la unidad en la iglesia, pero también aprendemos otro principio importante: la funcionalidad del Cuerpo de Cristo. Nada en el cuerpo humano está sólo de adorno, todo sirve para algo (salvo el apéndice, aunque algunos dicen que sirve para que los médicos ganen plata cuando lo operan). Está claro: en el cuerpo todos los miembros sirven. Podrá haber miembros más visibles, más conocidos, más nombrados y hasta más vitales que otros, pero TODOS tienen una función. Dios no desperdicia nada en Su creación y cada parte de nuestro cuerpo sirve a su función.

Es una tragedia mucho más común de lo que pensamos el que muchos creyentes piensen que no sirven para nada o que su rol en el Cuerpo de Cristo es insignificante. Puede que no lo digan, pero viven años creyendo esa mentira antibíblica.

Si tú eres una de esas personas, debes entender que en el reino de Dios TODOS bailan. Pablo escribió que ningún miembro puede considerar a otro como superior o inferior, porque todos son necesarios y por ende todos son importantes.

Si pudiéramos comparar el servicio a Dios con una hermosa danza, tendríamos que decir que la pista es enorme y que nuestro Señor puso la música hace rato. Tú también puedes bailar!

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 12 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: