Día 13: Gracia en los labios

Logo Final Crece

Lectura Bíblica: Colosenses 4:6

Una de las cosas que más me encantan del libro de Rut es la forma en que ella se expresa. Sus palabras están llenas de gracia. Lo que transmite en su hablar es fortaleza, convicción, humildad, pero sobre todo gracia, en especial cuando habla de los demás.

De acuerdo, Rut hizo más que discursos bonitos, ella llevó el amor y la gracia a la acción, pero sus labios expresaron lo mismo que su manos.

Tal vez hayas conocido gente con gran capacidad para trabajar y servir, pero que sus palabras son a menudo desafortunadas.

“Sea vuestra palabra siempre con gracia…”

Nunca seremos capaces de medir el efecto que pueden causar nuestras palabras, ni el daño que le han causado a la Comunión en el Cuerpo de Cristo. Sin duda es por eso que la Biblia le da tanto énfasis a cuidar lo que hablamos:

“Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.” (Sal. 19:14)

“Venid, hijos, oídme; el temor de Jehová os enseñaré.

¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien?

Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.” (Sal. 34:11-13)

“El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias.” (Pr. 21:23)

“…cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano”

(Mt. 5:22-24)

¿Sabes? Lo más triste de pronunciar palabras y hacer comentarios desprovistos de gracia es que ofendemos a Dios y causamos dolor a Su corazón ¿Por qué? Porque somos hijos de gracia, lo que somos y lo que tenemos se debe únicamente a Su gracia. Si no somos capaces de mostrar gracia en lo que hacemos y decimos respecto a los demás, entonces es muy probable que aún no hayamos comprendido la gracia divina sobre nosotros.

La Biblia nos enseña que Dios ha hablado bien de ti y de mí (Efesios 1:3-4), eso significa “bendecir”. Cuando la Biblia dice que Dios te ha bendecido, está diciendo que ha hablado bien de ti, ha hablado para tu bien. Ésas son palabras de gracia!

Bueno, pero Dios no sólo ha hablado bien de ti, Él espera que tú también hagas lo mismo: “Bendecid a los que os persiguen, bendecid y no maldigáis” (Ro. 12:14)

¿De qué grupo has sido tú? ¿de los que maldicen con su boca o de los que bendicen? ¿Se abre tu boca más para bendecir o maldecir?

¿De qué grupo vas a ser de hoy en adelante? Haz que tus palabras de gracia sean ladrillos que edifiquen la verdadera Comunión.

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 5 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: