Día 10: Comunión implica lealtad

Ilogo-final-crece2(Lectura Bíblica: Rut 1:8-18)

Si ayer nos asombramos ante la actitud de Noemí, la respuesta de Rut nos asombra aún más. La reacción de Rut nos enseña un segundo principio de la Comunión genuina: La verdadera Comunión implica lealtad.

Seamos honestos, Orfa hizo lo que cualquiera hubiera hecho: seguir la voz del sentido común y la prudencia. Después de todo, en su condición lo mejor era quedarse en Moab y regresar a su familia paterna.

Lo que rompe todo esquema es la reacción de Rut. Ella decide lanzarse a la incertidumbre de un país extranjero y un futuro amenazante, antes que separarse de su suegra. Su actitud nos enseña una lección práctica de lealtad.

Si bien Noemí no tiene nada que perder al emprender su viaje, Rut sí está poniendo todo en juego, y sin embargo se mantiene firme en su decisión de quedarse al lado de su suegra.

Está demás decir que no cabe la ambición en la decisión de Rut, pocas cosas buenas se podían esperar del retorno de estas dos mujeres a Israel. Rut lo sabe y lo asume: “Donde tú mueras, moriré yo…”

La lealtad de Rut está construida sobre muchos otros valores: constancia, fidelidad, respeto, unidad, bondad, convicción y, por supuesto, amor. Todos estos valores son fundamentales en la fe cristiana.

Cuando la Comunión descansa en la lealtad, entonces la unidad en el cuerpo de Cristo se vuelve una hermosa realidad.

La lealtad es especialmente importante en los cristianos por el hecho de que tenemos un enemigo común, que se muestra cruel y hábil a la hora de querer dividirnos.

Ni la Comunión ni la Unidad son accidentes o casualidades en la iglesia de Cristo, ambas responden a una decisión de cada creyente de mostrarse leales unos con otros por amor al Señor.

Es importante notar también que no debemos confundir lealtad con la actitud tan común de tapar el pecado. Eso no es lealtad, sino complicidad y el Señor condena eso. Lealtad tampoco es exponer irresponsablemente las faltas de los hermanos. Lealtad es mantenerse al lado de mi hermano para su bien. Así que el cristiano leal no colabora al empobrecimiento espiritual del hermano, sino a su fortalecimiento, a su bien.

Rut fue leal a Noemí permaneciendo a su lado en cada nueva etapa que se presentó. De la misma manera nosotros debemos estar dispuestos a permanecer al lado de nuestro hermano, incluso en los momentos difíciles o desagradables.

Si crees que Satanás ha usado alguna circunstancia para alejarte de tu hermano o tu hermana, resístelo en el nombre de Jesús y abraza la lealtad como uno de los fundamentos del verdadero Compañerismo. Sé leal con otros, así como el Espíritu Santo es leal contigo permaneciendo contigo siempre (Juan 14:15-16).

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 30 septiembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: