Día 9: deja probarme tus zapatos

logo-final-crece

(Lectura Bíblica: Rut 1)

Así como las estrellas parecen aumentar su brillo en la noche más oscura, así las relaciones interpersonales en Rut muestran su mayor esplendor en las circunstancias más crueles. Cuando todo lo demás escasea, la bondad y la generosidad abundan en esta historia.

Veamos algunas lecciones importantes extraídas del libro de Rut en cuanto a la Comunión.

La verdadera Comunión es estar dispuesto a ponerse en los zapatos del otro.

Miremos un poco la actitud de Noemí. Ya te has hecho un cuadro de lo que esta mujer anciana está viviendo. La desgracia tocó a su puerta y se llevó todo lo que tenía. Su situación externa e interna queda reflejada cuando se autonombra Mara (“amarga”). Sin haber cometido delito alguno, Noemí se queda sin nada.

Cualquiera en su lugar hubiera caído presa de la angustia y la desesperación. Creo que en su lugar, muchos se hubieran dado a la tarea de buscar culpables o a endosar la tristeza en todos alrededor. Otros hubieran adoptado la actitud de “aquí la víctima soy yo, así que merezco que todos piensen en mí y busquen la manera de servirme”.

Pero esta mujer tuvo otra actitud, camino de regreso a su país habla con sus nueras y les pide que vuelvan a su tierra, a sus familias. En su duelo, piensa en estas mujeres jóvenes que han llegado a ser como sus hijas. Se pone en sus zapatos, les desea lo mejor, les pide que hagan lo mejor para ambas, no para ella. Les insiste tratando de convencerlas que regresen, aunque eso le signifique recorrer la senda sola.

Hay una ley no escrita que rige la vida en la sociedad actual: si no te preocupas lo suficiente por ti, no vas a sobrevivir. Nos han convencido de que para avanzar en la vida debes tener una dosis adecuada de individualismo. Sabemos que esto es consecuencia del pecado.

Por eso la vida en comunidad dentro de la iglesia debe rechazar ese estilo de vida egoísta e individualista. La Biblia nos enseña a desafiar ese molde egocéntrico en el que somos metidos y anteponer las necesidades de los demás. Este principio tiene una especial importancia en la relación matrimonial, en donde somos permanentemente desafiados a pensar en el otro como una expresión del amor verdadero. La convivencia en un matrimonio corre serio peligro si se descuida este principio.

Mientras lees el pasaje de Filipenses piensa en alguna relación en que necesites enfocar la necesidad del otro(a) ¡y toma decisiones al respecto!

“…si sienten algún estímulo en su unión con Cristo, algún consuelo en su amor, algún compañerismo en el Espíritu, algún afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo un mismo parecer, un mismo amor, unidos en alma y pensamiento. No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” (Filipenses 2:1-4)

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 29 septiembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: