Día 7: La Batalla de la Adoración

Logo Final CreceAl terminar la primera semana, me gustaría dejar esta verdad en tu mente y en tu corazón: la Adoración tiene que ver con quién es el Señor en tu vida, con qué o quién guiará tus actos y determinará tus decisiones día a día, a lo largo de toda tu vida.

Cuando lo piensas, la mejor arma que Rut y Noemí emplearon fue guardar sus corazones en Dios, aun en medio de las difíciles circunstancias que les tocó vivir.

Las grandes batallas espirituales en la Biblia han sido batallas por ganar el corazón del ser humano, así ha sido en el jardín del Edén, la tentación de Jesús en el desierto, en Getsemaní, etc. Satanás ha procurado volcar el corazón del hombre y la mujer a sus propósitos torcidos. Cuando miras a tu alrededor, te das cuenta que no le ha ido tan mal ¿verdad?

Así que la adoración se vuelve un tema crucial porque determina a qué o quién rendirás tu vida, qué o quién será tu Rey y tu Dios. Por eso la adoración no puede ser una especie de “volada” emocional que se da en el momento del culto, es un acto fundamental para ti y para mí, también para Dios.

¿Qué harás cuando llegue el día de la prueba? ¿a qué o quién se aferrará tu corazón? ¿qué harás cuando la abundancia toque a tu puerta, seduciéndote con un sinnúmero de compromisos? ¿qué o quién seguirá rigiendo en tu corazón?

Uno de los actos de adoración más hermosos en la Biblia tiene que ver con una decisión deliberada, más que con un momento emotivo o presencia de música. Me refiero a Rut 1:l6. Allí esta joven moabita decide a quién iba a servir y adorar el resto de su vida: “…tu Dios será mi Dios”.

La próxima vez que te acerques a la presencia de Dios, sea a solas o en el culto dominical, asegúrate de tener presente que te acercas porque lo reconoces como tu Dios, tu Rey y tu Señor.

“Señor, vengo a Ti para recordarle a mi alma que Tú eres su Dios y su Rey. Vengo para declararle a los poderes de las tinieblas que nada tienen en mí, porque mi corazón está guardado en Ti, mi Señor y mi Dios.

Dame fuerzas y sostenme cuando mi adoración sea puesta a prueba, para que mi fe y mi amor salgan refinados para tu gloria. Amén.”

Lee el Salmo 62 y anota en estas líneas la lección que sacas para ti.

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

_______________________________________________________________

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 27 septiembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: