Día 5: Todo es por Gracia

Logo Final Crece

Lectura Bíblica: Rut 2:8-13

¿Qué es la gracia? Es la virtud de Dios con la cual nos favorece sin nosotros merecerlo. Se dice que la justicia divina es dar al hombre lo que merece, la misericordia es no darle al hombre lo que merece, y la gracia es darle lo que no merece.

Si eres como yo, seguramente habrás tenido la tendencia de ver la gracia como algo reservado para el Nuevo Testamento, en contraste con el Antiguo, en donde sólo se hablaba de mandatos, leyes y castigos.

Sin embargo, la historia de Rut pone de manifiesto la gracia de Dios ¿ya te diste cuenta por qué?

Analicemos rápidamente la vida de Rut:

< Rut la extranjera. El Antiguo Testamento hace mucho hincapié en que los israelitas debían cuidarse de contraer matrimonio con extranjeros, básicamente por el peligro de ser arrastrados a la idolatría. Así que sin duda para Rut no fue fácil decidir irse a vivir a Israel, no iba a esperar una recibimiento amigable.

< Rut la moabita. Si ser extranjera ya era un problema, mayor problema era ser moabita. Moab era un vecino hostil a Israel, no había buena relación entre ambas naciones. Así que ser moabita era la peor forma de ser extranjera.

< Rut la viuda. Para una sociedad en donde el sustento provenía básicamente del hombre, la viudez era toda una desgracia. Rut no sólo era extranjera, moabita, sino viuda y viuda joven.

< Rut la pobre. Ser pobre en país ajeno y hostil debió ser otra carga en el corazón de Rut. La ley prohibía a los cosechadores recoger lo que caía al momento de cosechar; ese grano era para los indigentes. Rut comió literalmente lo que sobraba de las cosechas.

Así que ahora podemos entender la razón de la pregunta de Rut: “¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas…?”

Rut sabía perfectamente que lo único a que podía aspirar en Israel era a la gracia…y la encontró.

¿Sabes? La pregunta de Rut interpreta plenamente a cualquier cristiano. Muchos de ustedes ya han oído del testimonio de mi papá, de cómo el Señor lo transformó de ser un delincuente y vagabundo a un cristiano apasionado.

Un día hablábamos con mi mamá al respecto y ella me decía: “¿Por qué el Señor tuvo compasión de tu papá, y lo rescató a Sus caminos, habiendo sido la ‘oveja negra’ entre 6 hermanos?” La respuesta a una pregunta como ésa se encuentra en los misterios de la eterna gracia de Dios.

Algún día todos (tú, mi papá, yo y todos los hijos de Dios) recibiremos coronas de acuerdo a nuestro andar cristiano; la Biblia anticipa la reacción espontánea que cada homenajeado tendrá: la arrojaremos a los pies del Cordero, porque sabremos más claramente que nunca que la adoración al único Dios siempre ha sido, es y será únicamente por gracia.

CRECE ICLAM

Anuncios

~ por iclamchile en 25 septiembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: